Así era el escondite de Amador Muñoz, quien atropelló a su mujer hasta la muerte