La escueta carta de la madre de Naiara, la niña asesinada, tras su entierro en Sabiñánigo