El espejo en el que se fijo Conchi, la viuda negra de Alicante, para crear su falsa paraplejia