El estrecho de Gibraltar, un paraíso de paso para los capos de la droga