Dos de los fallecidos por las riadas de Mallorca eran británicos y estaban en un taxi