La familia Arcos, esperanzada