La familia de Ortega, desalentada