La fiscalía anuncia "delitos de rebelión, sedición y malversación contra los responsables"