La pareja de gallegos asesinados en los atentados en Sri Lanka fueron identificados por un tatuaje común