Marta Nebot encuentra el lado más musical y personal de Juan Carlos Girauta