La guerra fría entre PP y Ciudadanos: los puntos insalvables cobran todo el protagonismo