La heroína recobra la fama de tiempos pasados en los narcopisos de Lavapiés