El hijo de la Duquesa, sorprenddo