Los hijos de Ortega, preocupados