Sus hijos, en el hospital