Un final feliz para Laila, víctima del incendio provocado por la pobreza energética