Los inquilinos de un edificio culpan a los okupas que viven en el sótano de una plaga de chinches