Un insulto provocó la reyerta