Tres interrogantes sin contestar de la versión de Juana Rivas