Algunos vendedores intentan pagar menos por el oro y pesan las joyas alejados del cliente