Ana Rosa no es capaz de distinguir los billetes buenos de los falsificados