Cuando hay visitas, los ancianos preguntan si llevan comida