'AR' se infiltra en uno de los bunker de la Cañada Real