La Cañada de la Muerte, escondite de yihadistas