Los clanes de las drogas se han hecho con las Tres Mil Viviendas