El colegio San Juan Evangelista se ha convertido en una comunidad de 'okupas'