Los comerciales de las empresas de magnetoterapia tratan de pasar por médicos especialistas