Cuarenta personas malviven a orillas del Guadalquivir