Dora niega que ella o su hijo obligaran a las chicas a prostituirse en su casa