2,4 millones de personas en el mundo son explotadas sexualmente