El clan de los dominicanos reconoce que se dedica a abrir pisos de forma ilegal