España es el tercer país europeo más precoz en el inicio del consumo de marihuana