Un exportero se vanagloria de la violencia que utiliza para cobrar deudas a morosos