María Ángeles Sanz, gerocultora de la residencia: "¡Qué nos dejen tranquilas! Bastante tenemos con los abuelos"