Los 'hurteros', un peligro para los turistas