Los indigentes, objetivo fácil de las agresiones de los jóvenes