Una inspección de sanidad ha certificado que la residencia tiene muchas deficiencias pero sigue abierta