Los ancianos denuncian que sus familias les llevan comida a la residencia porque el centro raciona la comida