Los vecinos de Son Banya viven entre jeringuillas, suciedad y ratas