Magaluf, un infierno para los vecinos