Muchas familias gitanas de Bulgaria viven entre ratas y miseria