Nuestra compañera Rocío Romero, vetada en la Iglesia Palmariana