Las prostitutas del Raval se quejan de la presión policial