La Rambla, una calle turística repleta de prostitutas