Los reporteros de 'AR' tienen que huir del territorio dominado por Dorel en Marconi