Los reporteros de 'AR', rodeados de toxicómanos en el interior del bunker rosa