La resistencia al dolor: el desafío de los jackass españoles