Las trabajadoras del centro aseguran que una persona atiende a los 32 ancianos