Los vecinos de la Barceloneta, cansados de los alojamientos ilegales de turistas