Los vecinos de Gran Canaria, consternados